Charla con Dora Barrancos

“Estamos en la era de cooperación”, concluyó la investigadora Dora Barrancos al cerrar su presentación en una charla organizada por el Comité de Equidad de Género de Cooperar para pensar acerca de la economía, el trabajo, la producción y los cuidados perspectiva cooperativa y de género.

“Salir de la crisis con sensatez, con innovación y con una ética no individual es pensar en fórmulas cooperativas”, señaló Barrancos, quien actualmente es asesora de Presidencia de la Nación en temas de género y tiene una larga trayectoria como investigadora desde el ámbito sociológico e historiográfico.

La actividad contó con la participación de unas cien personas, procedentes de distintas entidades y regiones del país. Entre ellas, las integrantes del CEGC y el vicepresidente de Cooperar, Edgardo Form, quien celebró el avance de la equidad de género en el movimiento cooperativo a nivel nacional y también a nivel internacional. También participaron la coordinadora del Gabinete de Género del Ministerio de Desarrollo Productivo, Paula Basaldúa, y la integrante del Directorio del Inaes, Zaida Chmaruk.

“Estamos agradecidas de recibir el estímulo, los conocimientos y las palabras de Dora. Además de ser un valor simbólico de los feminismos argentinos, la sentimos una representante intelectual y militante que ha aportado a la agenda de los movimientos nacionales, regionales y mundiales. Todas sus producciones tienen en nuestra agenda cooperativa un correlato”, subrayó Marta Gaitán, presidenta del Comité y moderadora de la charla.

Publicado en ACTIVIDADES

Participación en el consejo público-privado para reducir las brechas de género en el sector productivo

El espacio fue lanzado a fines de abril por el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y está integrado por representantes de cámaras empresarias, redes de mujeres PyME, el sector cooperativo y mutual y entidades financieras.

“El gran objetivo es reducir las brechas de género y trabajar en una economía que brinde, de verdad, igualdad de oportunidades”, señaló Kulfas al presentar el Consejo. Participaron de forma virtual la presidenta y vice del Comité de Equidad de Género de Cooperar, Marta Gaitán y Gisela Wild, respectivamente.

“El modelo de empresa cooperativa es transversal a todas las ramas productivas, por lo cual es una gran herramienta para cerrar brechas y abrir oportunidades, en un contexto que nos llama a las mujeres a protagonizar el proceso de reconstrucción económica”, expresó Wild.

La coordinadora del Gabinete de Género de la cartera productiva, Paula Basaldúa, sostuvo que “la puesta en marcha de este espacio de trabajo articulado con mujeres de los diferentes ámbitos del entramado productivo es vital para poder avanzar en una agenda conjunta de trabajo, escuchar propuestas e ideas con el objetivo de materializar el esfuerzo que está haciendo el Ministerio mediante el diseño y la implementación de políticas con perspectiva de género”.

El Consejo promoverá instancias de intercambio respecto del conocimiento de las diversas realidades territoriales y sectoriales; contribuirá a generar ámbitos de difusión de información sobre políticas y programas de desarrollo productivo con enfoque de género del Ministerio de Desarrollo Productivo e impulsará la incorporación del enfoque de género en las acciones que realizan en los diferentes ámbitos los actores del entramado productivo aportando herramientas de capacitación, asistencia técnica y relevamiento de información, entre otras.

Al mismo tiempo, trabajará en articulación con la coordinación del Gabinete en Género del Ministerio de Desarrollo Productivo y tendrá encuentros periódicos para el abordaje de la agenda del sector.

“Los desafíos que tenemos que abordar para garantizar la equidad son múltiples, y el financiamiento es clave tanto en lo que hace al desarrollo de los sectores productivos como también para que las mujeres puedan lograr la autonomía económica”, destacó la subsecretaria de Financiamiento y Competitividad PyME, Leticia Cortese.

Publicado en ACTIVIDADES

Encuentro en Córdoba con Zaida Chmaruk

Marta Gaitán, presidenta del CEGC, participó en la Ciudad de Córdoba de un encuentro junto con la única integrante mujer del Directorio del Inaes, Zaida Chmaruk. La actividad fue realizada junto con la federación mutualista provincial Femucor y participaron referentes de distintas entidades cordobesas.

El encuentro presencial y reducido por los cuidados propios de la situación sanitaria, realizado el 23 de marzo, fue el puntapié para sinergizar e integrar en Córdoba al sector, para otra forma de producir y trabajar, en una economía con una perspectiva integradora de género.

Del debate y las ideas aportadas por las participantes se fijaron propósitos estratégicos y líneas de acción concretas. “En sentidos amplios y transversales se ponen a disposición de nuestras cooperativas y mutuales, herramientas y prácticas para las salidas colectivas cotidianas. Por primera vez se ponen en común y hacia las comunidades una política pública para las necesidades y demandas. Esas son nuestras fortalezas”, destacó Gaitán.

FOTO: Gentileza Bibiana Fulchieri

Cabe recordar que el 8 de marzo del 2019 quedó institucionalizada un área en la comisión técnica INAES de Equidad, Géneros y Diversidades, con comisiones de trabajo mixto, técnicas del estado y que recoge los aportes de las entidades cooperativas y mutuales de todo el país en cuatro comisiones temáticas.

Al respecto, Chmaruk expresó: “Venimos a poner en agenda y desde el estado un trabajo realizado con una mirada profunda y dinámica, transformadora, planteando las políticas de las instituciones de las que somos parte y como parte de las discusiones que se dan en toda la sociedad y el mundo entero. Hay más de treinta comisiones, pero la tracción a temática que produce los movimientos populares hace que sea la temática con más dinamismo, buscando nuevas formas de encontrarnos las propuestas llegan desde Subcomisiones de Formación, Certificación, Observatorio y Prevención de Violencias”.

Si bien desde hace poco más de un año la agenda de trabajo la impone la pandemia, las participantes del encuentro coincidieron en que pudieron de manera continua se desarrollar y producir reuniones organizativas de eventos sobre el trabajo y la producción en marzo, junio y noviembre.

La jornada de trabajo contó con un panel de saludos y compromiso de trabajo conjunto integrado, además de Gaitán, por la vicepresidenta de Femucor y coordinadora territorial de Comisiones de Equidad de Género de la Confederación Argentina de Mutualidades, Nora Landart; la presidenta de Ificotra, Sylvia Peñaloza; la directora de Cooperativas y Mutuales de la Subsecretaría de Cooperativas y Mutuales de Córdoba, Carla Moreno; la subsecretaria de Promoción de la Economía Familiar de la Provincia de Córdoba, Rosalía Cáceres. Hicieron llegar saludos por medio de videos y notas las diputadas por Córdoba Soledad Carrizo y Gabriela Estévez como así también desde la Secretaría de Políticas de Igualdad y Diversidad del Ministerio de las Mujeres, Género y Diversidad de la Nación.

Publicado en ACTIVIDADES

Calendario Trabajadoras Cooperativistas 2021

En el Día Internacional de la Mujer, desde el Comité de Equidad de Género de Cooperar compartimos el CALENDARIO «TRABAJADORAS COOPERATIVISTAS 2021».

Se trata de un saludo y un homenaje del CEGC a esas trabajadoras que este 8M están en sus labores esenciales para la vida. Sus tareas son tan invisibles como necesarias.

Por eso, en el Día Internacional de la Mujer decimos «TRABAJADORAS SOMOS TODAS». Avancemos profundizando los valores cooperativos de la equidad, hacia la inclusión laboral, sin discriminaciones y en cooperación.

A su vez, queremos destacar en cada mes efemérides de conquistas de derechos, natalicios de notables y fechas nuestras que recordamos y celebramos.

Si querés recibir el calendario en formato para imprimir, escribinos a genero@cooperar.coop

Publicado en ACTIVIDADES, Historias

Algo más que puestos de trabajo

La COOPI, patrimonio social de Villa Carlos Paz.

Que las cooperativas de servicios públicos fueron la respuesta a las necesidades sociales de comunidades como la de la villa serrana no es novedad y que las empresas sociales sin fines de lucro son la manera más genuina de participación para vecinas y vecinos también.

Prácticas comprobables en los más de 50 años de trayectoria acumulada hacen que “la copi” ya sea parte de la identidad de la ciudad y un emblema turístico nacional. Con una cultura organizacional del cuidado del medio ambiente, la salud de la población y la educación para garantizar nada menos que el derecho al acceso del agua, este tipo de entidades son además generadoras de empleo genuino y digno de parte de su población.

Ni una trabajadora menos.

Este análisis pretende poner el foco en un aspecto más dentro de las múltiples consecuencias negativas que la desaparición de una empresa de gestión social y solidaria deje de existir. Analizamos la situación de las mujeres trabajadoras y de la relación trabajo feminizado y el sostén que muchas son de varias familias en un contexto de pandemia que hace que el hilo se corte por lo más débil de nuestra sociedad en el mundo.

Actualmente en Córdoba, mujeres, sexualidades disidentes junto a las y los jóvenes engrosan la mayoría de los índices de desempleo y precarización que tiene el Gran Córdoba (casi el 20% en el presente año).

El derecho al trabajo de las personas como derecho humano no es contemplado por el ejecutivo municipal cuando toma una decisión arbitraria, irracional y motivada solamente en argumentos personales y mezquinos. Con la decisión política de sacar la concesión del agua a la entidad arrastra y modifica las vidas de quienes no tendrá lugar en el nuevo formato público o privado, yendo a contramano de lo que la situación mundial exige. Por un lado la incertidumbre y pérdida de su fuente de ingreso sin causas es violencia institucional y, por otro, quienes dirigen y gobiernan deben velar por las personas que representan y no provocar más exclusión, sufrimientos y pobreza.  

Desde el Comité de equidad de Género de Cooperar sabemos que somos las que administramos y reinvertimos activos de nuestro salario de manera tal que se multiplican y forman parte del sostenimiento de otros sectores productivos ligados al buen vivir.  Nos preguntamos: ¿Adónde van estos ingresos que dejan de serlo cuándo quedan solamente en manos de un privado con las lógicas lucrativas del mercado?

Hoy, de un total de 233 del personal necesario que posee la Cooperativa Regional, 70 son mujeres. Esto representa un 30% del cuerpo total permanente de la institución que, por sus especialidades y experiencias operativas, ni el municipio ni otra concesión tomaría pasando a ser simplemente una variable de ajustes de costos. Esto implica que dejarán de ser sostén principal de 27 familias y aportes a otras tantas. Con una antigüedad promedio de 9 años y una edad promedio de 39 años, no sólo dejarán de tener estabilidad laboral y de calidad, sino que sus saberes y experticias se perderían al quedar librados a las leyes de oferta y demanda del sistema informal local basado en la actividad turística que caracterizan a la zona, y que precarizan a trabajadoras de manera indigna sin tener en cuenta los más elementales derechos sociales.

Valor Agregado Cooperativo

Discapacidades, derechos jubilatorios, cupo laboral trans y el acceso a mujeres en cargos y puestos de conducción son filosofía y política de la cooperativa, asegurando la igualdad de oportunidades tanto en la participación de la vida política de asociadas como en la formación y conformación del personal.  Algunas acciones que formaron parte del valor agregado no económico al balance social de esta cooperativa:

  • Empoderaron dirigentas cooperativista mujeres como su ex presidenta profesora Edith Manera y su también la vicepresidenta actual Alicia Clérico.
  • Adhirió el 25 de noviembre de 2018 al PACTO COOPERATIVO POR LA NO VIOLENCIA DE GÉNERO, una iniciativa de COOPERAR, a través del Comité de Equidad de Género. Esto implicó un fortalecimiento del conocimiento de este problema, la sensibilización de la comunidad y el compromiso activo contra la violencia de género.
  • A partir de la firma del pacto, se conformó la Comisión de Géneros y Diversidad, que desarrolló un diagnóstico sobre violencias de género en la institución, impulsó espacios de reflexión para trabajadoras y trabajadores y talleres de capacitación para quienes coordinaban. Además, comenzó a trabajar en el desarrollo de un Plan de Acción para informar, sensibilizar, acompañar e intervenir en situaciones de violencias laborales y de género.
  • Tanto la comisión como el Plan de Acción y Protocolo quedaron institucionalizados a partir de la modificación del convenio colectivo de trabajo que se encuentra en proceso de homologación en el Ministerio de Trabajo de la Provincia, a partir de que fue debatido y aprobado en asambleas y firmado por la cooperativa y el Sindicato del Personal de Obras Sanitarias (Si.P.O.S Córdoba).

En el convenio se estableció la elaboración de un Acuerdo de Convivencia donde estará incluido el Plan de Acción. El acuerdo es una herramienta de construcción colectiva para definir buenas prácticas laborales, prevenir, atender, sancionar y erradicar las violencias laborales y de género en el ámbito de la COOPI.

A su vez, se incorporó un cupo para que, como mínimo, el 1% de los cargos sean ocupados por personas transgénero, travestis y transexuales; y un cupo para personas con discapacidad del 4%. También se definió que los cargos de coordinación deben estar ocupados en una proporción no inferior al 30% por mujeres y/o identidades disidentes.

Como lo sostiene la Organización internacional del Trabajo, las cooperativas son una ventaja a favor de las mujeres su empoderamiento y la igualdad de género. Ninguna carta orgánica ni resolución municipal puede ir en detrimento de un derecho consagrado por la Constitución Nacional, los tratados internacionales que firman países como el nuestro y tienen rango constitucional, que priorizan el derecho al trabajo como derecho humano.

Desde este Comité tomamos la defensa de la entidad, pero especialmente de estas compañeras advirtiendo que desamparar a cooperativistas es violencia institucional por parte de gobernantes, Concejo Deliberante y el estado mismo, quien por el contrario debiera fortalecer el vínculo asociativo y laboral de las trabajadoras con una perspectiva de género. Desde dimensiones económicas, políticas y sociales exigimos economías justas y no la apuesta a modelos económicos fallidos.

Las gestiones por un mundo real, sostenible, perdurable y justo deben atacar a las bases de las brechas y desigualdades que generan sexismos, machismos, discriminación y explotación. Queremos transformar imaginarios y trabajamos para la eliminación de las violencias. Necesitamos comportamientos y decisiones que tengan en cuenta que la baja de empleo formal en las mujeres es doble o triple estigma, condenarnos a la invisibilidad de estas problemáticas es violencia por omisión y un menoscabo a la integridad de la sociedad toda. Ni una trabajadora cooperativista menos, por más y mejor trabajo inclusivo.

CEGC

Publicado en Comunicados